Shaurya (Misiles Balísticos de Corto y Mediano Alcance)

El sistema de armamento que observamos aquí constituye un modelo Shaurya, el cual consiste en un misil balístico hipersónico del tipo “superficie-a-superficie” que fue desarrollado inicialmente por la Organización de Investigación y Desarrollo de Defensa (DRDO por sus siglas en inglés) de la India. En este mismo sentido, es importante mencionar en primer lugar que este misil constituye uno de los 10 de su misma clase en estar dotados con una serie de sistemas avanzados de navegación, un sistema especial encargado de la propulsión y varias tecnologías relacionadas directamente con el control, de manera que el Shaurya cuenta con una longitud equivalente a unos 10 m de longitud y unos 0,74 m de diámetro aproximadamente.

Igualmente, el Shaurya cuenta con un radio de acción intermedia de entre 700 a 1.900 km y posee un peso de carga útil de unos 180 a 1.000 kg, por lo que puede transportar cabezas convencionales o una cabeza de tipo nuclear de hasta unos 17 kT, aunque si bien es cierto que el Shaurya es en realidad una variante terrestre del misil lanzado desde submarino K-15 que también fue desarrollado en la India. Por otro lado, la primera prueba de vuelo de este poderoso sistema se llevó a cabo en algún momento durante el transcurso del año 2004, aunque es importante señalar además que a partir de entonces se realizaron más pruebas con resultados igualmente exitosos, siendo la última de ellas la realizada durante el año 2011, poco antes de que este misil fuese puesto oficialmente en servicio en la India, un hecho que tuvo lugar durante el año 2013.

De esta manera, el Shaurya llega para satisfacer la necesidad táctica de este país en escenarios ofensivos y defensivos, aunque la capacidad de lanzamiento del cartucho mejora de forma considerable la movilidad del sistema, algo que ocurrirá incluso en terrenos ásperos y durante situaciones de mal tiempo, aparte de que el sistema de propulsión implementado en el Shaurya utiliza varios propulsores sólidos de dos etapas para alcanzar una velocidad máxima de Mach 7,5 y una altura de vuelo de unos 40 km aproximadamente. Por otro lado, también se ha incorporado un avanzado anillo giroscópico láser, lo que trae como resultado en un buen nivel de precisión, el cual oscila entre 20 a 30 m CEP, aparte de que la propulsión de dos etapas comienza con una primera etapa de refuerzo que está basada en combustible sólido y que terminará empujando el misil a unos 5 km de altitud con baja presión atmosférica, tras lo cual se inicia la segunda etapa y una etapa intermedia consistente en un mecanismo de acoplamiento (softstage) el cual posteriormente separa las partes del misil.

Asimismo, la segunda etapa de la carga útil se eleva hasta una altitud de vuelo y luego comienza a llevar a cabo una serie de maniobras con la finalidad de aumentar todavía más su precisión durante la reentrada en la atmósfera, de manera que la temperatura exterior se eleva a aproximadamente unos 700 grados centígrados, aunque un complejo sistema de protección mantiene intacta la carga útil y toda la electrónica asociada durante la etapa de re-entrada. En este mismo sentido, la velocidad hipersónica del misil ofrece mínimas probabilidades de que este sea destruido por otro misil interceptor, además de que este misil es altamente maniobrable como cualquier misil de crucero convencional y es hasta cierto punto invisible para la gran mayoría de los satélites enemigos de largo alcance.