Qadr (Misil Balístico de Mediano Alcance)
El modelo Qadr (también conocido como el Ghadr) constituye el más avanzado de los misiles balísticos de mediano alcance iraníes basados en propulsión líquida, el cual por cierto posee un alcance muy superior a los 2.000 kilómetros a unos 100 m CPE y que además lleva una sola ojiva de entre unos 700 a 1.000 kg, de modo que la primera prueba de funcionamiento tuvo lugar en algún momento durante el transcurso del año 2006, siendo mostrado al público en septiembre de del siguiente año, tras lo cual la producción del mismo comenzó a tener lugar en algún momento del año 2008, aunque si bien es cierto que a principios de la década de los 90, Irán contaba ya con los potentes misiles modelo Shahab 1 y Shahab 2 que tenían un rango aproximado de unos 350 a 500 kilómetros, lo cual era suficiente por aquel entonces para atacar a los objetivos ubicados en torno a las fronteras iraníes, pero no fue suficiente para alcanzar las amenazas más remotas, especialmente aquellos objetivos que se encontraban dentro del territorio controlado por Israel. En este mismo sentido, los iraníes prepararon una planificación que más tarde devendría en la construcción de un nuevo misil con un rango de alcance superior a los 1.000 km, aunque al mismo tiempo los norcoreanos habían comenzado a llevar a cabo la construcción de un nuevo misil con un alcance aún más largo y con un tamaño más grande que otros misiles existentes, pero lamentablemente tenían algunos problemas a nivel técnico y financiero que les impedían alcanzar el pleno desarrollo de este ambicioso proyecto.

En relación a esto último, Irán prestó su ayuda a Corea del Norte con la intención de construir su primer misil balístico de mediano alcance y comprar las tecnologías necesarias directamente en ese país, de modo que para el desarrollo del nuevo misil, los norcoreanos eligieron una plataforma de tipo Scud, equipada con nuevos sistemas de motores y otros más destinados al control de la orientación, tras lo cual enviaron este misil hasta su destino en algún momento durante el transcurso del año 1993, siendo bautizado con el nombre de No Dong. En este mismo sentido, Irán logra hacerse con un aproximado de 10 No Dongs y decide utilizar algunas partes de estos misiles para construir y probar el suyo propio que posteriormente fue llamado Shahab-3.

De esta forma, en el año 2004 los iraníes llevaron a cabo sus propios programas para mejorar aún más la gama y las capacidades de sus misiles, lo que trajo como resultado el desarrollo de la familia de misiles Qadr, de manera que estos se basan principalmente en el modelo denominado Shahab 3, al tiempo que ambos fueron diseñados dentro de las instalaciones de misiles iraníes, aunque el motor del Qadr es una versión mejorada del motor que se encuentra presente en el Shahab 3, teniendo un mayor empuje y presentando un menor consumo de combustible. Por otro lado, los sistemas de orientación también fueron actualizados, de modo que todos estos factores aumentaron considerablemente la altitud de vuelo, así como también la precisión y alcance máximo del misil, aparte de que los misiles de la clase Qadr suelen utilizar la misma plataforma de lanzamiento, la cual se basa en un semirremolque que es transportado en todo momento por un camión fabricado por la Mercedes Benz.

 

  • Puntuación
5

Resumen

El modelo Qadr (también conocido como el Ghadr) constituye el más avanzado de los misiles balísticos de mediano alcance iraníes basados en propulsión líquida, el cual por cierto posee un alcance muy superior a los 2.000 kilómetros a unos 100 m CPE y que además lleva una sola ojiva de entre unos 700 a 1.000 kg, de modo que la primera prueba de funcionamiento tuvo lugar en algún momento durante el transcurso del año 2006, siendo mostrado al público en septiembre de del siguiente año, tras lo cual la producción del mismo comenzó a tener lugar en algún momento del año 2008, aunque si bien es cierto que a principios de la década de los 90, Irán contaba ya con los potentes misiles modelo Shahab 1 y Shahab 2 que tenían un rango aproximado de unos 350 a 500 kilómetros, lo cual era suficiente por aquel entonces para atacar a los objetivos ubicados en torno a las fronteras iraníes, pero no fue suficiente para alcanzar las amenazas más remotas, especialmente aquellos objetivos que se encontraban dentro del territorio controlado por Israel. En este mismo sentido, los iraníes prepararon una planificación que más tarde devendría en la construcción de un nuevo misil con un rango de alcance superior a los 1.000 km, aunque al mismo tiempo los norcoreanos habían comenzado a llevar a cabo la construcción de un nuevo misil con un alcance aún más largo y con un tamaño más grande que otros misiles existentes, pero lamentablemente tenían algunos problemas a nivel técnico y financiero que les impedían alcanzar el pleno desarrollo de este ambicioso proyecto.

Sending
User Review
0 (0 votes)