La serie KV fue una línea de producción de una serie de carros de combate pesados de origen soviético. Fueron bautizados con el nombre del comisario de defensa y político Kliment Voroshílov. En el momento de la invasión de la Unión Soviética por parte de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, los KV eran los carros de combate mejor protegidos de su época, pero sólo constituían el 2%1 del total de las fuerzas acorazadas soviéticas el 22 de junio de 1941. Su éxito inicial en detener y diezmar a las fuerzas «panzer» le valió el sobrenombre de «matanazis«.

Después de los pobres resultados obtenidos con el carro de combate pesado multi-torreta T-35, los diseñadores soviéticos empezaron a buscar un nuevo diseño. El T-35 cumplía los requisitos supuestos para un “tanque de ruptura” de la década de 1920 con una gran capacidad de fuego, poca movilidad y poca protección. La Guerra Civil Española demostró la necesidad de dotar de mayor protección a los carros de combate y ésta fue la principal influencia de los diseñadores soviéticos antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Se estudiaron varios diseños antes de iniciar unprototipo. Todos ellos estaban fuertemente acorazados, usaban suspensión de barra de torsión, orugas anchas, y en su manufactura se usaban laminado, moldeado y soldadura. Uno de los diseños principales era el SMK que disminuyó el número de torretas del T-35 de cinco a dos con la misma combinación de armamento. Finalmente cuando se encargó la construcción de dos prototipos, se decidió por un diseño con una sola torreta, empleando el peso sobrante en un mayor blindaje. El menor tamaño del chasis y la única torreta permitían al diseñador añadir mayor protección al vehículo, manteniendo el peso dentro de unos límites razonables.