El IS-2, o Iósif Stalin-2 en honor al líder soviético Iósif Stalin (en inglés se le denomina JS-2 debido a que en ese idioma es traducido como Joseph Stalin), fue un tanque pesado soviético creado durante la Segunda Guerra Mundial como tanque de ruptura. Es el segundo modelo de la serie IS, su antecesor es el IS-1 y su sucesor el IS-3. El IS-2 entró en servicio en abril de 1944 y fue ampliamente utilizado por el Ejército Rojo durante la etapa final de la guerra. Después del fin de la Segunda Guerra Mundial siguió prestando servicio en diversos ejércitos, participando activamente en el conflicto árabe-israelí. En 1995 este tanque fue oficialmente dado de baja en el parque de vehículos ruso junto al T-34.

El IS-2 portaba el cañón de ánima estriada D-25T de 122 mm de origen soviético, con una velocidad inicial de 780-800 m/s. La velocidad inicial de los proyectiles del IS-2 estaba por debajo de la mayoría de los alemanes, pero debemos contemplar dos factores fundamentales en cuanto a la penetración: la velocidad del proyectil y su peso. El gran calibre usado por el IS-2 (122 mm frente a los 88 mm y 75 mm que eran los más comunes en el ejército alemán), le permitía una potencia considerable que oscilaba entre el 88 mm L56 y el 88 mm L71. La gran masa de los proyectiles de 122 mm conseguía una energía cinética de 820 mientras que los 88 mm llegaban hasta 520. La relación entre estos valores y la velocidad inicial da el resultado de la penetración. Aunque hay que remarcar, que al ser la munición del carro soviético más gruesa, esta energía cinética se divide en una mayor sección del blindaje enemigo, por lo que esta mayor penetración es teórica, y no refleja lo ocurrido en combate. El peso de la munición del D-25T rondaba los 25 kg, algo muy importante a la hora de disparar munición rompedora a puntos no protegidos, lo cual permitía una mayor efectividad que calibres más pequeños. Sin embargo, el gran calibre junto con la pequeña torreta del IS-2, hizo que el número de proyectiles máximo decreciera desde los 56 delIS-1 (con cañón de 85 mm) a 28 del IS-2, que es justo la mitad. Por otra parte, se empleaba munición de núcleo partido, por lo que la cadencia se veía muy afectada, hasta el punto de que habitualmente se hacían 2-31 disparos por minuto y hasta un máximo de 6 con tripulaciones muy entrenadas, mientras que un T-34/85 estaba sobre 6-84 disparos en el mismo tiempo y un Tiger II hasta 10.5