Engesa EE-T1 “Osorio” (Carro de Combate)

El fabricante Engesa fue el encargado desarrollar, durante la década de 1980, el imponente carro de combate que actualmente conocemos bajo el nombre de Osorio, el cual se destinaría principalmente para ser utilizado dentro del ejército brasileño, aunque también era ofrecido a potenciales clientes con miras a comenzar su exportación a otros países. En este mismo sentido, durante sus inicios el desarrollo de este carro de combate tuvo un carácter totalmente privado, contando además con cierto apoyo del gobierno brasileño.

Asimismo, el fabricante del Osorio realizó una inversión superior a los 100 millones de dólares extraída de sus propios ingresos, con la finalidad de realizar este ambicioso proyecto, de manera que este tanque de batalla recibe su nombre en honor a Manuel Luis Osorio, quien fuera el fundador del componente de caballería al servicio del Ejército de Brasil. No obstante, tras la importante inversión de Engesa se lograron producir dos prototipos totalmente funcionales, por lo que el primero de ellos fue terminado satisfactoriamente en el año 1985 y el segundo de ellos al año siguiente, extendiéndose luego a un total de cuatro prototipos full operativos del tanque Osorio.

En concordancia, es necesario muy señalar que el Osorio contaba con un diseño muy adecuado para las necesidades que dieron origen a su desarrollo, pero debido a la posterior falta de financiamiento, este asombroso tanque de batalla no fue aceptado para ser puesto en servicio dentro de las filas del Ejército de Brasil, el cual en determinado momento tuvo una exigencia de alrededor de 300 carros de combate. Al mismo tiempo, la empresa encargada de su desarrollo tampoco logró recibir ninguna orden de producción por parte de potenciales clientes en el extranjero, lo que trajo como consecuencia que el proyecto fuera abandonado al instante y que el fabricante Engesa se declarara en quiebra al poco tiempo.

No obstante, el Osorio fue diseñado para adaptarse a la limitada infraestructura de la nación brasilera, de manera que su peso equivalente a 43 toneladas estaba dentro de los límites en la capacidad de carga de los puentes situados en las carreteras y los pasos elevados alrededor Brasil. Del mismo modo, la restricción de tamaño en base a la cual se construyó el Osorio le permitiría movilizarse o hasta ser transportado a través de los túneles presentes en las carreteras y por los pasos ferroviarios existentes en todo el país, al tiempo que también fue diseñado para que se adaptara cómodamente a los transportadores de tanques que había disponible por aquel entonces, además de ciertos vagones de ferrocarril.

Asimismo, el tanque Osorio estaba equipado con un blindaje compuesto en la parte delantera del casco y la torreta, por lo que su armadura era bastante similar al Chobham de origen británico, la cual incluye en su composición diversos materiales como el acero, aluminio, fibras de carbono y hasta cerámica. Aunque, a pesar de que la armadura del Osorio era evidentemente muy ligera, también poseía la cualidad de ser extremadamente fuerte y muy resistente a todo tipo de impactos, aparte de que este poderos tanque de guerra contaba con una longitud aproximada de 9,99 m y una anchura total de 3,26 m, al tiempo que su altura llegaría a alcanzar los 2,37 m, teniendo además una capacidad para 4 tripulantes (un comandante, un artillero, un cargador y un conductor).