Lince (Prototipo de Tanque de Guerra)

El modelo Lince (Lynx) fue un intento llevado a cabo en la década de los 80 para desarrollar un tanque de guerra español, el cual se consideraba por aquel entonces esencial para los intereses nacionales de España. Aunque, si bien es cierto que antes se le ofreció a esta nación europea el modelo M1 Abrams y el Vickers Mk.7, pero ninguno de los propietarios de estos particulares diseños concedería a los españoles los derechos de fabricación para sus propios vehículos. De modo que, España tenía entonces la opción de construir los modelos Leopard 2, pero la posibilidad de producir un diseño de tanque en base a las especificaciones particulares del Ejército Español, constituía en una idea bastante atractiva.

En este mismo sentido, el Gobierno Español tomó la decisión de invertir unos 120 mil millones de pesetas (cerca de 1.100 millones de dólares) en el proyecto Lince que comenzaría a desarrollarse en 1984. Por lo que, su diseño se basó en gran medida en el modelo Leopard 2 proveniente de Alemania Occidental y, de un primer vistazo, este tanque podría ser fácilmente confundido con uno de ellos. Aunque, a pesar de las ofertas de co-desarrollar tanques como el AMX-56 Leclerc constantemente mordiendo los talones del programa, España decidió añadir otros 200 mil millones de pesetas (1,8 mil millones de dólares) a los modelos Lince en 1987.

No obstante, en el mismo año, se estableció un programa para actualizar los AMX-30E pertenecientes a España para que pudieran cumplir con los estándares EM1 y EM2, y en ese mismo momento, el mercado de los tanques se saturó con muchos M60 Pattons que fueron retirados rápidamente. De modo que, los españoles finalmente se deshicieron del Lince y cancelaron el proyecto en 1989, siguiendo con las mejoras e importaciones de tanques, recibiendo a su vez algunas críticas muy mordaces por parte de la Krauss-Maffei en relación a la gerencia del programa Lince. Aunque, poco tiempo después, España finalmente cedería a la adquisición de los modelos Leopard 2 de Alemania Occidental, y en última instancia recurrieron a la fabricación propia de estos.

Por otra parte, el modelo Lince sacrificó una armadura en favor de la movilidad, un peso bajo, y un bajo costo unitario. Aunque, su armadura compuesta avanzada todavía era una mejora muy significativa a nivel de protección frente al Patton M60 y el AMX-30, utilizado en aquel entonces por el Ejército Español. Mientras que, el bajo peso fue considerado algo realmente esencial para el despliegue del Lince, ya que la infraestructura española no podía en ese preciso momento acomodar un tanque en el rango de las 55 toneladas de peso. Además, las medidas de protección adicionales debían incluir revestimientos de desprendimiento, sistemas especialmente diseñados para la supresión de fuego, un sistema NBC de sobrepresión y hasta una escotilla de escape ubicada en el vientre.

Sin embargo, si el desarrollo y la producción se hubieran llevado a cabo según lo previsto, el Lince habría costado potencialmente unos 1,5 millones de dólares, el cual representaba un costo asombrosamente bajo en comparación con otros modelos de tanques disponibles en el mercado para ese momento. Aparte de que, no existen variantes conocidas del modelo Lince.

  • Puntuación
5

Resumen

El modelo Lince (Lynx) fue un intento llevado a cabo en la década de los 80 para desarrollar un tanque de guerra español, el cual se consideraba por aquel entonces esencial para los intereses nacionales de España. Aunque, si bien es cierto que antes se le ofreció a esta nación europea el modelo M1 Abrams y el Vickers Mk.7, pero ninguno de los propietarios de estos particulares diseños concedería a los españoles los derechos de fabricación para sus propios vehículos. De modo que, España tenía entonces la opción de construir los modelos Leopard 2, pero la posibilidad de producir un diseño de tanque en base a las especificaciones particulares del Ejército Español, constituía en una idea bastante atractiva.

Sending
User Review
0 (0 votes)