Altay (Tanque de Guerra)

Altay constituye el nombre oficial de un futuro tanque de guerra originario de Turquía. El mismo, se nombra en honor de un famoso comandante del Cuerpo de Caballería Turco. Además, este será el primer programa de desarrollo para tanques indígenas desde el año 1943. Por lo que, en algún momento durante el transcurso del año 2007, se adjudicó un contrato a una empresa local llamada Otokar para llevar a cabo el diseño y eventual producción de unos cuatro prototipos funcionales. De esta forma, el primero de estos prototipos, fue revelado públicamente en el año 2011. Aunque, ya para el 2016 se informó oficialmente que Turquía estaba lista para comenzar la producción en masa de este nuevo modelo de tanque de guerra.

En este mismo sentido, se sabe que el requerimiento del Ejército Turco es de para al menos, unos 250 ejemplares nuevos de estos tanques de guerra. Mientras que, este interesante vehículo de combate presenta un diseño bastante convencional. Al tiempo que el Altay utiliza algunas tecnologías que propias del modelo K2 Black Panther de origen surcoreano, pero aún así no deja en ningún momento de ser un diseño muy diferente a este. Lo anterior, en lugar de tratarse de una versión producida bajo licencia del Black Panther. Además, el Altay también presenta algunas características a nivel de diseño que ya han sido vistas en el Leopard 2, el cual por cierto es utilizado habitualmente por las Fuerzas Armadas Turcas.

Por otra parte, se tiene previsto que el tanque Altay tenga un cañón de unos 120 mm / L55. Este se trata de una versión del arma producida por la Rheinmetall. Mientras que, armas muy similares a esta se utilizan generalmente en los tanques alemanes modelo Leopard 2A6 y 2A7 respectivamente, así como también en el tanque de la Black Panther originario de Corea del Sur. Por lo que, alrededor de unos 40 cartuchos de munición son llevados para el arma principal, y las municiones listas para ser usadas se almacenan en el bulto de la torreta. Este se encuentra equipado con paneles especiales de protección. Aunque, el resto de las municiones se almacena en el interior del casco.

En este mismo sentido, el tanque en cuestión ha sido equipado con una potente ametralladora coaxial de unos 7,62 mm, una ametralladora de unos 7,62 mm montada en el techo, y una estación de armas controlada de forma remota también ubicada en el techo, a su vez armada con una ametralladora de unos 12,7 mm. Además, el tanque Altay está equipado con un sistema de supresión de fuego modelo Volkan de última generación, y con un sistema especialmente diseñado para la gestión en campo de batalla desarrollado por la Aselsan. Por lo que, esta misma empresa suministra sistemas de supresión de fuego para los Leopard 1 actualizados en poder del Ejército Turco.